Deja un comentario

Michael Kiwanuka – Home Again

Parece que, a juzgar por el éxito que el primer disco de un joven artista inglés de origen ugandes, Michael Kiwanuka, está cosechando en los UK, la música negra de raíces (soul, jazz, blues,…) vuelve a ocupar un sitio que nunca tuvo que perder a manos de subproductos de consumo rápido. “Home Again” (Polydor – 2012) se titula el referido album y es una perfecta y arrebatodora muestra de como mezclar folk acústico y sentimiento soul, a Dylan con Otis Redding, tomando como referentes artistas como Bill Whiters o Terry Callier, que ya lo intentaron en el pasado.

Es un disco de soul, pero olvidaros de bailables bases rítmicas, de memorables fraseos de metales o de desgarradoras baladas. Aquí todo es más delicado. Guitarra acústica, instrumentación mínima y sutil, una delicada atmósfera jazzy conseguida por el productor del álbum Paul Butler y la personalísma voz de Kiwanuka, consiguiendo con todo ello un disco nocturno perfecto para oir en calurosas noches de verano.

Desde la deliciosa portada con aire vintage te anuncia lo que te vas a encontrar en el interior, folk-soul de ambientación jazzistica. Así, temas como “Tell Me A Tale” con el que comienza el disco, con unos delicados arreglos de cuerda y de metales y una flauta travesera de orientación jazzy muestra claramente como va a ser el resto del disco, mientras que el segundo tema “I´m Getting Ready” más acústico sirve para que Kiwanuka se luzca con su personalísima voz. Los referentes se van sucediendo a lo largo del lp en “I´ll Get Along” recuerda al Van Morrison de discos como “Astral Weeks” o “Moondance”. En “Rest” al último Otis Reeding, mientras que “Home Again” puede ser su canción más personal. El jazz lo inunda todo en el siguiente tema “Bones” con unos coros gospel que ayudan a dar más variedad al album. “Alway´s Waiting” y “I Won´t Lie“, las siguientes canciones, inciden en el folk-soul mientras que los dos últimos temas “Any Day Will Do Fine” y “Worry Walks Beside Me” sirven para acentuar la faceta más jazzistica. A este disco le acompaña otro de seis temas, con varias coincidencias con el principal, esta vez producido por Ethan Jones que lo acerca a artistas como Ray Lamontagne, demostrando la versatilidad de Michael Kiwanuka.

El tiempo nos demostrará si Michael Kiwanuka es un producto o un artista real, si se limita a poner al día y actualizar mínimamente propuestas del pasado o tiene personalidad propia que le permita crear algo nuevo y excitante, como decía el tiempo nos lo dirá, pero no podemos obviar que nos encontramos ante uno de los mejores trabajos de este año y uno de los mejores discos de debut que quien esto suscribe hay oído nunca.

_

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s