2 comentarios

Lee Fields en la sala Azkena de Bilbao: la crónica

Por Javier Parro

Hace tiempo vi un video, ahora facilmente localizable en youtube, que mostraba una atómica actuación de Sam & Dave en la televisión noruega allá por el 67 interpretando el clásico “Hold On I´m Coming“. En ella se puede ver al jovencísimo dúo acompañado por Booker T & The Mg´s enardeciendo al público que incluso asusta a la propia seguridad con sus sensuales bailes y su irresistible sentido del ritmo y de la pasión. Eso, lo visto en ese video, es para mi el soul y parte de ello, mutatis mutandis, como decía un viejo mentor, es lo que pudimos ver el pasado jueves en la sala Azkena bilbaína en la actuación de Lee Fields & The Expressions.

Pese a que el cambio de sala presagiaba poco público y consabido trastazo económico del promotor, al final hubo bastante gente en el concierto lo cual ayudó a motivar a la banda condicionada por las apreturas que el pequeño escenario de la sala impone a un grupo compuesto de siete músicos incluido el vocalista. Tras la tradicional intro instrumental de la banda, seis músicos blancos, en su mayoría jóvenes y elegantemente vestidos, y la presentación del artista, apareció en escena Lee Fields. Olvidada su faceta de impersonator de James Brown, con la que consiguió cierta repercusión en los 70, en favor de un estilo más centrado en el soul se ha unido a la lista de artistas recuperados para la gloria del neo-soul junto con Sharon Jones o Charles Bradley, artistas todos ellos que pese a su edad son capaces de dejar en ridículo a cualquier banda joven.

Fields, que este mismo año ha editado un buenísimo disco titulado “Faithful Man“, se encuentra en plena gira de presentación del mismo por lo que el repertorio se basó en el mismo. Elegantemente vestido al estilo Las Vegas con un traje de chaleco color marfil se mostró parlanchín y dicharachero, repartiendo guiños y gestos c cómplices a las féminas de las primeras filas, a las que en un momento les llegó incluso a preguntar por su nombre, demostrando un extraordinario dominio de la escena fruto de los cientos de conciertos a lo largo de su dilatada carrera. Así se puso meloso cuando el tema lo necesitaba, “Hanging Out” o en “Ladies” dedicado a las chicas guapas, nostálgico cuando se acordó de su padre en el tema “I Wish You Were Here“, juguetón y bailarín rememorando tiempos pasados en los que interpretaba funk a lo James Brown en “Two Timer” o dramático en el tema que da título al disco, “Faithful Man” con una exhibición de poderío vocal escalofriante en la que de nuevo recordó a James Brown con esos amagos de irse y volver a escena y rematar el tema.

De nuevo tras una intro de inspiración latin-soul saltó al escenario Lee Fields para la tanda de bises, esta vez vestido solo con chaleco, para ofrecernos un emocionante tema “Honey Dove” que recordó a Otis Reeding, por segunda vez en la noche ya que antes en el tema “Could Have Been” que comenzó él solo con el guitarrista uniéndose luego la banda también nos acordamos del malogrado cantante de Georgia.

Gran concierto que recogió algo de la magia de lo que tuvo que ser un concierto de los grandes del soul en los 60 y lo trasladó a la noche bilbaína.

_

Anuncios

2 comentarios el “Lee Fields en la sala Azkena de Bilbao: la crónica

  1. Fue maravilloso! maravilloso! Como estar en los setenta viendo a una leyenda del soul o a todas en una. Gracia chicos por este curro tan bonito que hacéis, passion is no ordinary word, la sección encartada bien lo sabe. Abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s