Deja un comentario

The Jim Jones Revue: The Savage Heart

Tras dos primeras escuchas no dudamos en calificar de decepcionante el nuevo disco de The Jim Jones RevueThe Savage Heart“; apenas encontramos algo del rock n´roll garajero de inspiración 50´s de sus anteriores trabajos dominado por una producción demasiado pulcra para lo que nos tenían acostumbrado. Sí, Jim Jones se sigue desgañitando, el piano se mantiene omnipresente a lo largo de todo el lp, pero el nivel de suciedad de las guitarras ha bajado tanto que casí ha desaparecido y los temas rítmicos dejan sitio a otros más atmosféricos, más profundos, más oscuros y como guinda el disco termina con un balada, pasada por el tamiz de la banda, pero una balada. Hasta la portada del disco no encaja con la imagen del grupo, mostrando al combo paseando por un paisaje industrial londinense, una foto que hubieran firmado Oasis, Stereophonics o cualquier grupo de brit-pop.

Pero como sabemos que The Jim Jones Revue son una gran banda de rock, a la que seguimos desde los tiempos de Thee Hypnotics, hemos dado más oportunidades al disco y lo hemos oido hasta la saciedad el últimos mes, hasta desentrañar que quería hacer el grupo en este disco: ¿desmarcarse de anteriores trabajos?, ¿autoreivindicarse?, ¿reclamar un sitio en el establisment musical british?,… quizás nada de eso sea lo que han querido hacer con este disco, o quizás todo, pero lo cierto es que este disco a buen seguro dará que hablar.

A poco que se conozca la trayectoria de Jim Jones, el lider del grupo, se sabe que siempre le ha gustado evolucionar de un trabajo a otro, no estancarse y ofrecer algo nuevo con cada entrega discográfica o con cada proyecto musical y esto es precisamente lo que encontramos en el nuevo trabajo de The Jim Jones Revue, una evolución de su rock n´roll fifties garajero a un rock n´roll más bluesy con más importancia de la percusión y menos de las guitarras pero con el piano siempre como protagonista, en ocasiones utilizado como un elemento percusivo más y como hilo conductor la voz de Jim Jones, que evoluciona del susurro discursivo al grito salvaje según lo pida el tema.

En una ocasión anterior habíamos definido el sonido de la banda “Como si los Stooges versionearan el ‘Lucille’ de Little Richard”, pero en esta ocasiones el sonido se acerca más a unos Black Keys meets The Cramps, como se puede apreciar en la segunda parte del disco, en temas como “Chain Gang” o “Catastrophe” dónde la guitarras recuerdan al trabajo del dúo de Ohio. No obstante hay rastros del salvajismo de la banda en temas como “Where Da Money Go?” con Jim Jones gritando crudamente sobre un tema rocker que en directo tiene que ser una bomba. El tema inicial “It´s Gotta Be About Me” también recuerda a los temas más peligrosos del combo, pero el piano llevando el ritmo se aleja del desbocado piano r&b a lo Jerry Lee Lewis de sus primeros discos y nos enseña el nuevo camino que quiere tomar el grupo. Un sonido más definido algo más elaborado, pero sin perder su esencia. El acercamiento al blues se aprecia en el segundo corte del disco “Never Let You Go” con un tempo copiado de los temas de Bo Didley, maracas incluidas y sobre todo en “Eagle Eye” un número palúdico y arrastrado con buen uso de los rítmos que convierte el tema en algo enigmático. Y para el final el tema más controvertido del disco “Midnight Oceans & The Savage Hearts” la balada; un tema que al principio descoloca pero que tras sucesivas escuchas se convierte en el favorito del disco y que demuestra que de seguir así la evoluición del grupo será la correcta. Un tema deliciosamente fifties, que puede recordar a los últimos trabajos de Richard Hawley, en el que la voz de Jim Jones suena extrañamente dulce y que esperemos toque en directo.

A destacar también, y en parte culpable del nuevo sonido de la banda, la labor del productor del disco James Sclavunos que ya hizo un buen trabajo en el anterior trabajo de la banda “Burning Your House Down” y que en cierta forma anunció esta evolución. La experiencia del productor en discos de gente como Nick Cave se notan en este disco de Jim Jones, sobre todo en la atmósfera general del trabajo y en cierto oscuridad que en anteriores discos no se apreciaba.

Un disco que descoloca a las primeras de cambio y que necesita de sucesivas y atentas escuchas para extraer su esencia. Aun así defraudará a quienes vayan buscando más de lo mismo, rock n´roll desbocado, pero que agradará a aquellos que asimilen este nuevo nuevo sonido, más pulido y más orientado al blues, que esperemos no afecte al directo del grupo y nos siga ofeciendo anfetamínicos shows rockeros como los que hemos podido disfrutar en el pasado.

Por Javier Parro

_

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s