Deja un comentario

Paul Weller – Sonik Kicks

paulweller_sonikkicks

Glosar la carrera de Paul Weller sería muy largo y difícil, pero creo que es necesario hacer el intento para contextualizar su último trabajo “Sonik Kicks“. Desde sus inicios como artífice del revival mod con su seminal banda The Jam, surgida a finales de los 70 en plena explosión punk en el Reino Unido, su proyecto The Style Council donde perfeccionó y aumentó las influencias souleras de los últimos discos de The Jam, brindándonos un elegante sonido que no fue entendido en su tiempo hasta su carrera en solitario en la que se convirtió en el padrino de brit-pop y mentor de bandas como Oasis, Blur, Stereophonics u Ocean Colour Scene Weller siempre ha sido amigo de la experimentación y de la evolución, pero lo visto y oído en este último y arriesgado trabajo no deja de sorprendernos.

Si bien esta evolución y asimilación de nuevas influencias, que van desde el rock tradicional al jazz, pasando por el indie, el soul, el folk progresivo y hasta el krautrock, ya se vio reflejada en su disco de 2008 “22 Dreams” y confirmada en su disco del 2010 “Wake Up The Nation“, es en este disco, que hace el 11 en su carrera en solitario, cuando ese gusto por la mezcla de influencias y la evolución se dispara dando como resultado un psicodélico caleidoscopio sónico. El tema “That Dangerous Age“, con una letra en parte biográfica y con su sonido electrónico, quizás excesivo para viejos seguidores del Modfather, representa lo que nos vamos a encontrar en el resto del disco; canciones de corte clásico pero remozadas con una arriesgada y moderna producción que en un principio chirría pero que tras sucesivas escuchas te atrapa.

Así el disco empieza con “Green” un tema guitarrero con una base electrónica de la que te olvidas tan pronto las guitarras toman el mando y esto mismo serviría para temas como “The Attic” o “Kling I Klang“, pero también hay temas acústicos como “By the Waters” que tiene unos preciosos arreglos de cuerdas. La colaboración de la propia hija de Weller, cantando con su padre en el tema como “Study in Blue“, abre la segunda parte del disco, en la que los modernos arreglos de producción siguen siendo los protagonistas en temas pop como “Dragonfly” o “Around the Lake” pero que en otros temas como “When your’s garden overgrown”, “Paper Chase” y “Be happy children” dejan paso a temas puramente Weller y que sirven para cerrar un disco arriesgado y actual que nos muestra a un Paul Weller aun inquieto.

Quizás no sea su mejor trabajo y si lo comparamos con los dos anteriores sea el peor de este trilogía, pero aun así es un disco inspirador, ecléctico y plástico.

_

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s