2 comentarios

The Widowbirds en la Keska Taberna: crónica y fotos

Fecha: 19 de enero de 2013
Sala: Keska Taberna de Laudio
Redactor: Javier Parro
Fotografías: Eneko Garcia Ureta

THE-WIDOWBIRDS-19012013-02

Decía mi padre, que de esto sabía mucho, que una buena comida con un vino malo era una mala comida y que una mala comida con un buen vino era una buena comida. Pues esto mismo se puede aplicar a los conciertos: un buen concierto rodeado de unas circunstancias adversas se puede convertir en una pequeña pesadilla. ¿Cuándo no hemos sufrido esos pesados que no paran de rajar durante todo el concierto o el emocionado que salta y brinca hasta con las baladas o el cansino del móvil? y al contrario, un mal concierto en el que las circunstancias son buenas acaba siendo un buen concierto. Pues bien, pasados los años me atrevo a reformular la teoría de mi padre: una buena comida con un buen vino es una comida cojonuda. Y así de cojonudo es como se puede calificar el concierto del pasado sábado en la Keska Taberna de Laudio que ofrecieron los australianos The Widowbirds.

Y todo esto pese a que las circunstancias no eran las más apropiadas: parecía que se nos iba a venir encima un huracán,  llovía a cántaros, el viento era terrible, la carretera hasta Laudio no es de las mejores, con mil y una curvas y además no sabíamos que tal era la sala dónde tocaba la banda. Pero quizás todas esas circunstancias tan adversas fueron las que hicieron el concierto tan especial, o quizás, bueno seguro que fue esto, fue un concierto tan especial por la agradable compañía que se animó a venir con nosotros al bolo.

THE-WIDOWBIRDS-19012013-04

Como decía, desconocíamos la sala pero enseguida la localizamos y justo al lado de la misma en el primer bar que entramos a tomar algo allí estaba la banda al completo cenando: el cantante Simon Meli, el guitarrista Tony Kvesic, el batería Shane “Steel” O’Neill, el bajista Simon Wiltshire y el teclista Lachlan Doley junto con el tour manager. Estos detalles u otros, como el de compartir un papel de fumar con parte de la banda antes de entrar al bolo o de saludar a Simon Meli en la puerta de la sala y comprobar que es un tipo bastante tímido son a los que me refería antes y los que hicieron de este concierto una experiencia maravillosa. Ni siquiera la diminuta y abarrotada sala con una inoportuna columna que limitaba bastante la visión, consiguieron arruinar el concierto Qué coño! de hecho le dieron un cariz aun más especial si cabe (un saludo para todo la gente de la Taberna Keska).

THE-WIDOWBIRDS-19012013-05

Con el escenario adornado con flores de plástico y la banda vestida para la ocasión (preciosa la camisa que lució Simon) todo estaba listo para que empezase el bolo. Lo hizo con el tema “Follow me down”, incluido en su disco “Shenandoah“. Un trabajo que suena a Faces, a Stones, a soul, a los Led Zeppelin más acústicos,… y que nos ha parecido fantástico. La banda suena compacta, bastante más rockeros que en disco con la fabulosa voz de Simon Meli destacando por encima de todo. El concierto fue discurriendo, con muy buen sonido por cierto, con la banda presentando canciones de su disco: “Dust and stones”, “Rumble in the alley” que recuerda a los mejores Blind Melon, “Sweet Lady Mary” un velado homenaje a The Faces, “Lay your love“, “My time” o “Still life” terminando con un coreado “Time We Gotta Move On“. Todavía con el público coreando el tema y pidiendo un bis, el batería desmontó la caja de su kit y se plantó en medio de la sala para darnos una lección de percusión ante la sorpresa del respetable. Tras salir el resto de la banda al escenario y unirse batería comenzaron los bises en los que siguieron presentando temas de su nuevo disco, el grupo estaba enchufadísimo con un Simon Meli que no dejó de bailar durante todo el set, animando al público y a su banda y por supuesto nosotros pasándolo en grande. Pero todo lo que empieza tiene que terminar y este concierto lo hizo de una forma soberbia, fusionando el “Gimme Some Lovin´“ de Spencer Davis Group con el último tema del disco “Lead myself astray” y acelerando la primera a ritmo de gospel mientras Simon bailoteaba entre el público. Tremendo.

THE-WIDOWBIRDS-19012013-03

Tras asaltar el merchandising y pedir a la banda que nos firmase los discos pudimos departir algo con ellos, poco porque nuestro inglés es muy limitado, pero se mostraron en todo momento accesibles y cercanos incluso sorprendidos por la respuesta del público.

Fuera seguía lloviendo a mares, el viento era espantoso pero la vuelta a casa se antojaba especial, podríamos volver a oír el disco, comentar lo visto y vivido y degustar una vez más la sensación de haber vivido algo único, una banda en su mejor momento dándolo todo en un escenario.

_

Anuncios

2 comentarios el “The Widowbirds en la Keska Taberna: crónica y fotos

  1. […] directamente proporcional a la calidad de sus propuestas. Y así, además de los magníficos The Widowbirds, My Dynamite o Dirty York, de quienes hemos hablado ya largo y tendido en la web, nos encontramos […]

  2. […] nos ha proporcionado horas y horas de disfrute escuchando sus discos y tres fenomenales conciertos; The Widowbirds en la Keska de Llodio, My Dynamite en Los Picos de Lierganes y ahora le toca el turno a Dirty York en la sala Azkena de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s