Deja un comentario

Ron Sexsmith – Forever Endeavour

RonSexsmith

Tras escuchar varis veces el nuevo disco de Ron Sexsmith, titulado “Forever Endeavour”, se puede inferir que este no quedó muy contento con su anterior trabajo (“Long Player Late Bloomer”), editado a principios del año 2011. No creo que fuera por que el nivel compositivo bajara, al contrario, tal y como demostró ese mismo año en un memorable concierto en el Kafe Antzokia, sino porque la elección del productor no fue la más acertada. Bob Rock con su halo de productor megaplatino insistió en dotar a las canciones del canadiense de un sonido demasiado radio friendly que en algunas ocasiones resultaba empalagoso y deslucía un conjunto de composiciones de gran nivel.

Para esta ocasión Ron Sexsmith ha contado como productor con Mitchell Froom con quien trabajó al principio de su carrera, quizás con la intención de recuperar ese gusto por los sencillos temas pop de base folkie de sus comienzos. A estas alturas y con más de diez discos editados es tarde para reinventarse en aras de conseguir el éxito comercial que siempre le ha sido esquivo a Ron Sexsmith, al menos más allá de su Canadá natal, por eso celebramos su excelente nuevo disco.

Con el desasosiego inherente a la espera de un diagnostico médico pues en 2011 se le detectó un posible cáncer de garganta, al canadiense le ha salido un disco melancólico con profundas letras con referencias a su situación y reflexiones acerca de la mortalidad. En lo musical, como decíamos, recupera ese gusto por sencillos temas pop a los que dota de acertados arreglos orquestales o de vientos que se combinan a la perfección en temas como “Snake Road” que recuerda a los mejores Kinks o el baladón “Lost & Thought”. Pero también hay canciones de raíz folk como “Sneak Out the Back Door” o el tema con el cual comienza el disco “Nowhere to Go”. Otros temas destacables, aunque realidad lo son todos, son “Blind Eye” que recuerda a Donovan, el fifties “If Only Avenue”, la alegre “Back of my Hand” o el tema de inspiración beatle “Life After a Broken Heart”.

Un disco sincero y en ocasiones desgarrador que con una fuerte carga de melancolía consigue aliviarte en los lamentablemente cada vez más frecuentes momentos de desesperanza que nos está tocando vivir.

_

Una reseña de Javier Parro

_

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s