Deja un comentario

David Bowie – The Next Day

David-Bowie-The-Next-Day

Pocos confiaban en un vuelta de Bowie al negocio musical, más allá de contadas colaboraciones hechas más por diversión que por compromiso comercial. Así que cuando se anunció el lanzamiento de este disco, el día de San Valentín -Bowie siempre ha tenido talento para el drama- la sorpresa fue mayúscula. Aunque el tema de adelanto es especialmente bueno, “Where Are We Now?” las dudas acerca de cómo sería el resto del disco asaltaron a prensa y aficionados. Y más tras el bache creativo que sufrió Bowie en los últimos años 90, época en la que fue ignorado por todos, excepto por el fan y la prensa, que no terminó de dar a Hours, Heathen, y Reality el carácter de época creativa a la altura de los discos berlineses o de la epopeya Stardust.

Quizás cierto resentimiento podemos encontrar en este álbum grabado con gran parte del mismo equipo que Reality – los mismos músicos y el mismo productor, Tony Visconti – y con quien comparte gran parte del sonido. Lo que diferencia a ambos y hace a este nuevo álbum mejor que el anterior, de hecho este es el mejor disco de Bowie desde ¡¡¡¡”Let´s Dance”!!!!!, es que recoge, quizás de forma nostálgica, los logros cosechados en su carrera anterior, especialmente su etapa berlinesa y los traslada a la época actual sin la intención de actualizarlos o de marcar tendencias, premisas básicas en sus anteriores trabajos, simplemente como un ejercicio de autorizada y merecida auto reivindicación.

Desde la portada, una profanación artística de la del LP Heroes hasta el contenido del disco remite a esa brillante época de finales de los años 70 en Berlín pero a diferencia de aquella época el contenido ha dejado de ser inquietante pues se despoja al sonido y a las letras del malestar, el hedonismo drogadicto y el nihilismo de aquellos.
Tanto Bowie como Visconti, han escudriñando en el pasado, recogiendo los elementos que se relacionan con la idea que tenemos actualmente de Bowie y volcándolos en un trabajo actual y familiar tanto para el devoto fan de Bowie como para el oyente casual. Quizás sea esa familiaridad la que hace de este disco tan bueno, pues recuerda a un artista admirado y tremendamente influyente que habíamos olvidado tras esos regulares últimos discos y esa forzada retirada, pero también quizás sea esa familiaridad la que haga de este disco algo olvidable tras tres o cuatro escuchas, pues en definitiva carece de la ambición para ser algo grande que tenían sus anteriores trabajos. Si hacemos esto último estaremos cometiendo un terrible error pues más allá de consideraciones extra-musicales este disco es extraordinario, lleno de grandes canciones compuestas por uno de los mejores artistas de la historia del rock.

_

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s