Deja un comentario

Bilbao BBK Live 2013: Primer día

Fecha: 11 de Julio 2013
Lugar: Bilbao BBK Live
Redactor: Javier Parro
Fotografias: Eneko Garcia Ureta (Instagram)

Definitivamente, si quieres disfrutar de la música en directo no vayas a un festival”.

Esta frase oída en la madrugada del sábado al domingo mientras dejábamos atrás a los últimos festivaleros bailando en la carpa Vodafone y pronunciada por un veterano rockero bilbaíno refleja bien a las claras cuales han sido nuestras sensaciones tras el final de la octava edición del BBK Live Festival. No me entendáis mal, quizás la afirmación sea algo exagerada, lo hemos pasado en grande, nos hemos reído un montón, bailado más allá de lo aconsejable y divertido en compañía de buenos amigos y amigas pero nos ha quedado la sensación de que en este tipo de eventos masivos la música, que debería ser lo principal, es algo accesorio, una ligazón que une alcohol, desfase y ganas de fiesta como si fuera San Fermín, las Magdalenas de Elantxobe o las fiestas esas que los ingleses universitarios celebran en la Costa Levantina. Pero bueno a pesar de todo hemos visto buenos conciertos, que a continuación reseñamos. Por que de esto va este blog, de música.

Pero antes de nada, decir que personalmente nada podemos criticar a la organización, bueno quizás los precios, pues ni hemos sufrido interminables colas para subir a Kobetamendi, ni atestados autobuses, ni un abarrotado y lejano camping, ni nada parecido a todas esas críticas que se han vertido contra Last Tour International. Más allá de las lógicas colas para obtener las pulseras que te daban derecho a entrar los tres días, todo lo demás ha ido perfectamente. Si acaso algún solapamiento de conciertos durante el segundo día, pero vaya, nada serio.

Vayamos a por la música.

A pesar de que nuestra primera intención era comenzar el festival el jueves 11 con el punkrock combativo de Billy Talent, cambiamos nuestros planes siguiendo los sabios consejos de nuestro blog amigo www.riorojo.org y nos quedamos en el escenario pequeño, denominado Live Stage, para ver el concierto de los ingleses Edward Sharpe & The Magnetic Zeros. Aunque en principio podían parecer uno de esos grupos buenrollistas de anuncios de cerveza, esta multitudinara banda recoge tradición folk americana impregnada de gospel y swing y le da un toque indie que los acerca de bandas como Mumford & Sons con quienes se les compara. De hecho la mayor parte del público que abarrotaba la zona era inglés, que no paró de cantar sus canciones sencillas pero efectistas de coreables estribillos como es el éxito “Home“. Con detalles como bajar a cantar entre el público o ceder el micro a la gente para que cuente historias personales se ganaron al público que por curiosidad, como nosotros, se acercó a verles y afianzó al que ya tenían ganado.

El siguiente grupo en nuestra hoja de ruta era Editors. Les habíamos visto como teloneros de U2 en su concierto de Anoeta del 2010 y pese a que al resto de mis acompañantes les gustó su grandilocuente afterpunk, a mi personalmente me aburrió un poco. Aun así he de decir que su nuevo disco “The Weight of Your Love” me ha gustado bastante siendo su canción “A Ton of Love“, indudablemente influida por Echo & THe Bunnymemn, una de las debilidades de quien esto escribe, un highlight personal. Lamentablemente no pudimos disfrutar de todo el concierto ya que se solapaba con el de Charles Bradley, pero lo que vimos nos gustó. Algo más guitarreros que en la anterior ocasión y centrándose en su nuevo disco, la canción citada sonó en tercer lugar, consiguieron que incluso diéramos algún salto.

Creo que no merece la pena comentar nada de los solapes. Hay que admitirlos y punto, pero es uno de los motivos que impiden que disfrutes de la música son estos solapes. Como decíamos dejamos a los Editors en el escenario grande, Bilbao Stage, para ir de nuevo al Live Stage donde The Sceaming Eagle of Soul Mr. Charles Bradley comenzaba su show. Nos encantó las dos veces que pudimos verles en el anterior Azkena Rock Festival, por eso no nos lo queríamos perder. Con una banda compuesta por tres vientos, dos guitarras, bajo, batería, piano y órgano que casi, casi no cabían en el escenario, Charles Bradley, más delgado y musculoso que la anterior ocasión que le vimos se desgarró el alma, hizo el baile del robot, cargó con el micrófono como si fuera una pesada cruz y nos alucinó con su desgarradora voz llena de soul. Quizás abusó de medios tiempos y de baladas en detrimento de temas más bailables, pero para nosotros fue el concierto de la jornada.

Nos perdimos la vez anterior que Depeche Mode actuó en el BBK Live, por eso teníamos ganas de ver a la banda de Essex. Bien es cierto que desde “Personal Jesus” no seguimos a esta banda aunque toda su carrera anterior la disfrutamos en su época y siempre hemos reconocido su capacidad para hacer redondas canciones pop revestidas de ropaje techno. Pese al gentío que se agolpaba frente al escenario principal conseguimos un buen sitio para disfrutar de un genial concierto en el que el uso de batería y en ocasiones guitarra y bajo daba un aspecto más rockista a la propuesta de la banda y que encajaba muy bien con el formidables montaje escénico y sobre todo con un hiperactivo David Gaham que no paró de bailar durante las cerca de dos horas de show. Supieron remontar el concierto tras los problemas de sonido del principio y terminaron magistralmente con un coreado “Personal Jesus” para volver y en los bises poner patas arriba Kobetamendi con “Just Can´t Get Enough” y “Never Let Me Down Again” que tanto Eneko como yo coreamos como quinceañeros.

Tras Depeche Mode nos dirigimos al escenario dos, Heineken Stage, pues Biffy Clyro comenzaban su bolo. Descubrimos a esta banda en la anterior ocasión que visitaron Kobetamendi y su propuesta de guitarrero rock indie nos gustó, perfecta para un festival con canciones melódicas con vocación de himno. En esta ocasión el trío se presentó con dos teclados que suavizaban el sonido y le daban un toque más pop, como en su nuevo e irresistible éxito “Biblical“, consiguiendo una respuesta más que positiva del abundante público.

De nuevo los solapes nos impidieron ver el concierto entero pues parte del grupo que esta vez nos acompañaba quería ver a Miss Cafeina que actuaban en la Carpa Vodafone, por lo que nos dirigimos hacía allí para ver el final de su concierto, que con dos guitarras sonaban sorprendentemente potente. Tras curiosear en los puestos de camisetas y discos, nos situamos en un lateral del escenario Bilbao para desde la distancia  pero cómodamente, ver el concierto de Two Door Cinema Club. Elegante pop bailable que a juzgar por la cantidad de gente que todavía tenía ganas de bailar, es del agrado de la chavalería pero que tanto a Eneko como a mi no nos dice nada. Aun así vimos casi entero el concierto. Con los norirlandeses dimos por terminado nuestro primer día del festival. Todavía quedaban dos más.

_

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s